Wrolclaw es la mayor ciudad suroccidental de Polonia, desde donde comienza el camino a los montes Sudetes. Su apariencia es semejante a la romántica ciudad de Venecia por la gran cantidad de puentes, mas de cien, que unen sus doce islas, donde se asientan construcciones antiguas y burguesas de estilos góticos y renacentistas con un pasado de esplendor.

wroclaw_3.jpg

Cercana a Praga y Dresden, en su pasado las tierras de Wroclaw fue deseada por pueblos checos, polacos, austriacos, húngaros y alemanes, que tuvieron su breve paso por aquí. Algunos de los monumentos más notables que quedan son el Ayuntamiento, casas burguesas de la antigüedad, de estilo gótico y renacentista, la Plaza del Mercado, la Universidad, en especial el Aula Leopoldina.

Alrededor del Panorama de la batalla de Raclawice se realizan festivales y eventos culturales famosos, como el festival Vratislavia Cantanc, celebrado tradicionalmente en el mes de Septiembre.

wroclaw.jpg

La ciudad es atravesada totalmente por un tranvía retro, que lleva a conocer cada uno de sus rincones y atractivos, sobre un medio de transporte que regresa a una época antigua, época desde la cual se vienen arrastrando y afirmando creencias como la existencia de enanitos que resuelven problemas y realizan milagros. En Wroclaw encontraran también varios incentivos para visitar la ciudad y sus locales, ya que a los viajeros se les ofrece una tarjeta turística de bajo costo, que les permite trasladarse en el transporte publico gratuitamente, además de otorgar descuentos en las entradas de los museos, cafés, restaurantes y galerías de arte, entre otros sitios.

Foto: scantours, Airninja