En Polonia, hay varias rutas turísticas que recorrer, en diferentes temáticas. Hay una en particular que veremos, que queda ubicada hacia el sur de Polonia, llamada Szlak Orlich Gniazd que significa, Ruta del Nido de Águilas, en la que se aprecian numerosas ruinas y fortalezas del siglo XIV y XV ubicadas sobre las rocas y montes que allí descansan. Los más notables y reconocidos castillos que quedan en esta zona son el Castillo Bobolice, Mirow, Olsztyn, Tenczyn y Ogrodzieniec.

santuario.jpg

La particularidad de las formas que caracterizan a estos castillos, radican en su sentido estratégico para la defensa en épocas de guerra. Estos castillos y fuertes se construían en la cima de las colinas asemejando un nido de águilas. Uno de ellos es el Ojcow, ubicado entre abundante vegetación. En sus paredes se ven grutas, gargantas y numerosas formas. Algunas de estas formas se les han denominado por un nombre, como la Maza de Hércules y la Aguja de Deotima. En el pueblo de Pieskowa Skala hay un castillo restaurado donde se exhibe excelentes obras de arte europeo.

Para los aficionados a las escaladas y deportes, hay una zona dentro de la Ruta de Nidos de Águilas donde se atraviesa por Jura de Cracovia-Czestochowa; allí se ven los vestigios de los castillos Mirow, Bobolice, Ogrodzieniec y Olsztyn.

En una de estas colinas, se asienta la ciudad de Czestochowa, donde se erige el santuario de Jasna Gora, allí rinden culto a las Virgen Negra sus fieles; sin duda es uno de los lugares de peregrinación mas importantes que existen en el mundo porque el numero de fieles que llega cada año es apenas un poco menor a la cantidad de fieles que congrega Roma y Lourdes.

Foto: guiadecracovia.pl