Las rutas permiten internarse en un terreno conociéndolo desde una perspectiva temática muy particular, que agrupa bienes de interés histórico, cultural, educativo y turístico, haciéndolos mas accesibles y reconocibles.

malbork.jpg

En Polonia hay castillos medievales, palacios barrocos, casas residenciales, iglesias y edificios religiosos testigos de épocas pasadas y presentes. Hacia el lado norte del país, se encuentran todavía castillos del siglo XIII y XIV construidos por los caballeros teutónicos, por ejemplo, la famosa fortaleza de Malbork. En épocas veraniegas se realizan torneos medievales en los castillos Golub-Dobrzyn, Bytów y Gniew. Hay luchas con lanzas y hachas, campeonatos de tiro al blanco con ballestas y arcos, y por las noches se da vida a todo con fastuosas fiestas que reviven épocas del Medievo, hay bailes cortesanos, cenas y charlas de caballeros al lado de quemantes hogueras.

En toda Polonia hay castillos que servían para alojar a la aristocracia, algunos se fueron renovando con otros estilos, como el renacentista, el barroco y el neogótico. Los parques y jardines que los rodean, generalmente están compuestos por raras especies, que muestran un cuidadoso trabajo de jardinería. Según las leyendas locales, por las noches en los castillos, se aparece un fantasma de una Dama Blanca.

castillo_wawel-cracovia.jpg

Los castillos imperdibles de visitar en Polonia son: la Fortaleza medieval de Lancut, con maravillosos interiores y obras de famosos arquitectos además de contener colecciones de carrozas y trineos; el Castillo Niedzica, de estilo renacentista; el Castillo Kórnik, de estilo románico transformado al neogótico ingles; la residencia aristocrática Baranow Sandomierski, que cada día jueves celebra una cena con platos típicos de Polonia acompañados de música antigua; el Castillo Fortaleza Krasiczyn, con torreones y murallas adornados con armoniosos áticos.

Foto:Cafeytren, Foroschic